Tiempo al Tiempo

Por Ing. Mario Aguilar

En México las estancias infantiles fueron un gran apoyo a la economía familiar por 12 años, los números así lo indican, existen o existían 9,536 estancias infantiles con subsidio del gobierno, de ese universo se estima que alrededor del 650 presentaban irregularidades o eran fantasmas, es decir el 6.80% de las estancias.

Los números indicaban que era un programa exitoso y de gran apoyo el que brindaban las estancias con personal capacitado para atender a los niños y niñas en su primera infancia.

Los números duros indican que en México de cada 5 NINIS de edad entre 18 y 24 años 4 son mujeres y de esas 4 mujeres el 50% son madres de familia, madres en edad jóvenes con necesidad de trabajar para ayudar con el gasto en casa, a su vez estas jóvenes tienen madres en una edad promedio de 45 años, es decir, en edad productiva y con necesidad de trabajar, entonces la propuesta del presidente de México de que le paguen a la abuela por cuidar al nieto $800 pesos al mes que va a ser el apoyo que brindará el gobierno no es la mejor de las ideas. Otro dato que es necesario poner sobre la mesa para poder evaluar el bienestar de los niños es que del 100% de niños que sufren quemaduras accidental o intencionalmente, en nuestro país el 35% ocurre en el HOGAR, así que todo indica que quitar el apoyo a las estancias no es lo mejor.

Todas y cada una de las estancias subsidiadas por el gobierno estaban supervisadas, abaladas y revisadas por muchas dependencias como es Protección Civil, Secretaria de Desarrollo Social entre otras, indicando con esto que algo se hizo bien, actualmente existen otros mecanismos que se podrían usar para hacer llegar el apoyo a las estancias mas eficiente y así que sigan funcionando como transferencias electrónicas, geolocalización de cada una, supervisión de que estén trabajando, etc.

Por otra parte, las 8,886 estancias que sí trabajan y sí hicieron su trabajo con amor y profesionalismo se están viendo señaladas como corruptas junto con el personal que laboraba en ellas, siendo que lo único que hicieron fue ayudar a su comunidad a ser mas productiva al cuidar a los menores con amor en lo que los adultos trabajaban, ahora las juzgan igual, sin mediar que no todos son iguales, es necesario que el que toma las decisiones en México escuche a todas las voces, como dice el dicho, el que no escucha consejos no llega a viejo, tiempo al tiempo.