Ivette Saldaña

Crecerá exportación mexicana 27 mil mdd, prevé; la UE, Japón y Canadá, otros beneficiados, indica

La guerra arancelaria entre Estados Unidos y China generará un impulso en las exportaciones de México de aproximadamente 27 mil millones de dólares, porque se podrían sustituir importaciones por parte de los estadounidenses o chinos, de acuerdo con proyecciones de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés).

En el estudio Estadísticas clave y tendencias en la política comercial 2018 que dio a conocer ayer el organismo de la ONU, se expuso que la Unión Europea, México, Japón y Canadá se beneficiarán del enfrentamiento entre ambos países al estimarse un incremento del comercio en 150 mil millones de dólares.

Para la Unión Europea, la institución calculó que por la guerra arancelaria se beneficiará con un alza de 70 mil millones de dólares en envíos, porque tanto Estados Unidos como China buscarán otros proveedores.

“Japón, México y Canadá recibirán más de 20 mil millones de dólares. Otros países captarán sustancialmente menos. Cerca de 27 mil millones de dólares del comercio de Estados Unidos-China podría capturarlo México, 6% de las exportaciones totales mexicanas”, afirmó.

Otros de los países que podrían beneficiarse serán Australia, Brasil, India, Filipinas, Paquistán y Vietnam, aunque los efectos podrían ser inciertos dependiendo de la estructura económica de cada uno y de la afectación que tengan en los precios.

Estados Unidos impuso aranceles de 25% en junio pasado contra las importaciones chinas equivalentes a 50 mil millones de dólares, y en represalia el gigante asiático hizo lo mismo a productos de ese país.

En septiembre de 2018, nuevamente Estados Unidos impuso 10% de arancel a importaciones chinas, por 200 mil millones de dólares. En respuesta, China aplicó la misma medida por 60 mil millones de dólares y en marzo ambos lo subirán 25%.

Los dos países podrán buscar sustituir importaciones, pero no todos los bienes podrán entrar en esa dinámica, ya sea porque hay carencia de competidores o porque los proveedores absorberán los aranceles.

Por ejemplo, de los 33 mil millones de importaciones de maquinaria que hace Estados Unidos, aproximadamente 27 mil millones podrían conseguirse de terceros países, 4 mil millones seguirán de China y 2 mil millones se perderán o los proveerán empresas estadounidenses.

“Esto sugiere que los aranceles bilaterales no son muy efectivos en proteger a firmas domésticas, porque hay varios instrumentos que limitan el comercio sobre el país afectado”, afirmó la UNCTAD.

Sin embargo, esas confrontaciones y la debilidad de la economía global podrían elevar las posibilidades de una desaceleración económica.

“La economía global se mantiene frágil y las confrontaciones en comercio internacional pueden tener efectos negativos sobre productos básicos, mercados financieros y elevar los riesgos de una desaceleración global”, expuso.

En el documento, el organismo reiteró que las fricciones comerciales inciden en el crecimiento global en la medida en que imponen costos de ajuste a las firmas internacionales.

El problema es que en medio de las tensiones comerciales hay efectos sobre la política monetaria y los mercados de monedas, además de que hay países menos resistentes a las condiciones desfavorables. Fuente El Universal