CIUDAD DE MÉXICO (ADNPolítico).- El Consejo Coordinador Empresarial (CEE) hizo un nuevo llamado al equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador para que la decisión sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) sea técnica y no política, en alusión a la consulta ciudadana que el presidente electo ha convocado para la próxima semana.

En un comunicado, el CCE consideró que los temas técnicos, como la construcción de la nueva terminal aérea, deben decidirse por funcionarios e instituciones públicas facultadas, escuchando a los actores interesados

Asimismo, señaló que la consulta ciudadana sobre el NAIM —que se realizará del 25 al 28 de octubre— es inadecuada como mecanismo para la toma de decisiones, no es jurídicamente válida ni tiene sustento legal.

«En los términos en que está planteada, la consulta no tiene ninguna validez ni consecuencia jurídica y por ende no puede ser considerada legalmente vinculante (…) no ofrece garantías claras de imparcialidad, objetividad y seguridad», señaló.

El organismo empresarial agregó que, aunque faltan muy pocos días para iniciar la consulta, el ejercicio no se ha explicado a profundidad; por ejemplo, el criterio para la selección de los 538 municipios donde se instalarán mesas, ni la ubicación de estas en cada uno de ellos, y cómo esto generaría una muestra balanceada.

Tampoco se han explicado, indicó, si existirán medidas de seguridad para evitar el acarreo, la compra de votos y duplicidad de votantes, así como asegurar la transparencia e imparcialidad en el cómputo de los votos.

Sostuvo además que las personas que estarán a cargo de la consulta y los mismos materiales informativos que han desarrollado han demostrado un sesgo favorable hacia una de las opciones: Santa Lucía.

«La información presentada sobre el proyecto de Texcoco es —cuando menos— parcial e incompleta, no toma en cuenta los pronunciamientos y argumentos de organismos importantes como los Colegios de Ingenieros, la Asociación de Pilotos, MITRE y otras instituciones igualmente prestigiadas», insistió.

La cúpula empresarial reafirmó su posición de que el proyecto debe mantenerse en el antiguo Lago de Texcoco y advirtió que cancelar el NAIM tendría repercusiones financieras y jurídicas