Catarsis

 

Por Elsa de León A.

 

El Gobernador tiene razón

 

Desde el punto de vista administrativo, se nota que ha habido una reingeniería en el Gobierno del Estado.

Quizá no suceda lo mismo con la seguridad, ya que han muerto muchas personas, jóvenes, mujeres, hombres, varios periodistas. Seguimos los veracruzanos pendientes de que esto se resuelva.

No es nada fácil re-enderezar un barco que casi estaba hundido. Considero que Veracruz se ha mantenido a flote, pero todavía falta mucho por hacer.

Este gobierno ha tenido que reorganizar muchas cosas, entre ellas los dispendios que se hacían en el área de comunicación, como en casi todas, y que es evidente con la ex coordinadora en la cárcel.

No fue fácil la bola de problemas que le dejaron.

Una medida de austeridad tomada por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares fue el recorte a convenios con periodistas. Yo en lo personal pienso que está mal, ya que los comunicadores (no los improvisados) deben seguir viviendo de su trabajo.

El ser periodista nunca ha sido garantía de ganar mucho dinero o hacerse rico. Por eso, a quienes les gusta reportear deben pensar en otro empleo para poder ganar suficiente dinero, sobre todo si son jefes de familia.

O que sus parejas también trabajen para poder mantener el hogar.

Yo le diría al Gobernador que piense en ésos. Ésos que sí informan, que son profesionales y que se ganan la vida buscando la noticia, no chismes.

Además, ahora con las redes sociales ya nada es noticia, ya nada se lleva la primera y así como sale una nota, así se olvida, porque sólo permanece lo más importante, lo verdaderamente cierto.

Los verdaderos periodistas, son veracruzanas y veracruzanos que tienen una familia, que comen, que tienen que pagar sus servicios y todo lo que conlleva la vida. Y ésos no robaron nada. No son culpables de nada. Esos deben seguir dando un servicio al Gobierno y el Gobierno debe pagar por esos servicios.

Los medios de comunicación son empresas que dan empleo también y forman a jóvenes veracruzanos. Esa decisión fulminante de no hacer convenios está bien, pero a cambio que se paguen los servicios informativos.

Muy de acuerdo en que no haya exclusividad, ya que no estamos hablando de Telerisa, y hasta Telerisa ya vetó exclusividades.

Entonces, señor Gobernador, deles una oportunidad. Haga un análisis y decida quién sí informa y quién inventa, hace chismes y calumnia, y a esos que se vayan a Chalma a bailar.

Las y los periodistas están en crisis, si lo sabré yo, pero existen otras formas de ganarse la vida. Ser creativos, emprendedores, ¿qué se necesita? ¿Diez millones de dólares? No, se necesita necesidad, haber pasado las duras y las maduras y cambiar los pensamientos, dejar de pensar que al lado de los políticos se van a hacer ricos: ponerse las pilas y ser creativos.

No hay mejor época para salir adelante que las épocas de crisis. Quienes siempre hemos trabajado, sabemos que las tormentas pasan pronto. Sí, dejan mucha basura y desastres, pero si Japón se levantó de la bomba atómica, los periodistas también.

Nada hay como producir, y eso sólo te da felicidad, tanta que hasta la gente te envidia. Piensan que tienes más de lo que su cabecita enferma les obliga a pensar.

En fin, no soy y nunca me he creído periodista. He transitado a lo largo de 32 años a través de los medios en donde ha trabajado mi esposo y siempre lo he apoyado en su actividad. Y por azares del destino y aunque mi formación es del área técnica, me ha gustado escribir. Lo hago por divertirme, por expresarme y por reflexionar. Lo que escribo, finalmente es un reflejo de mi interior. Se los digo a quienes quieren leer y sobre todo me lo digo a mí.

La vida nos ha enseñado que cuando hay crisis: 1. Sé creativo, 2. Busca otro trabajo, 3. Ve a lugares nuevos a empezar de cero y 4. Sal de tu zona de confort.

También tenemos experiencia en las transiciones, y otra cosa que puedo mencionar al respecto, es que nada vuelve a ser como antes: o es mejor o es peor.

 

Envidia

Envidia, según la Real Academia de la Lengua Española es: “Tristeza o pesar del bien ajeno.”

Y Wikipedia dice: “Envidia es el sentimiento o estado mental en el cual existe dolor o desdicha por no poseer uno mismo lo que tiene el otro, sea en bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas tangibles e intangibles.”

Pero yo le completo con una sentencia que es Ley de Vida: el envidioso sufre igual o tanto más que el celoso, ya que sufre más por lo que se imagina, que por lo que en verdad es.

Los envidiosos no se dan cuenta que tienen el veneno adentro y que aunque ladren lo que ladren, el veneno tarde o temprano se les reventará. Casi todos mueren de cáncer.

¡Cuidado, estimados lectores, con la envidia!

Sus envidiosos comentarios a: edla_2013@icloud.com