Nueva factura: Líneas de comunicación

Este año el SAT conmemora 20 años de cumplir con México, y la nueva factura es una muestra del trabajo que hace el SAT para aprovechar de mejor manera la información y así facilitar el cumplimiento.

El 1 de julio entra en vigor la nueva factura. La factura se actualiza para mejorar la calidad de su información y hacer más fácil su uso; incluye validaciones que evitan de manera preventiva que se emita con errores.

Gran parte de la información se organizó con catálogos para homologarla, hacer más sencillo el cumplimiento y facilitar el registro en la contabilidad.

Además, se simplifica el modelo para el pago en parcialidades, lo cual facilita la conciliación de las facturas contra pagos y evita la cancelación de facturas que han sido pagadas. Esto a través del nuevo complemento para la recepción de pagos.

Con la nueva factura, los contribuyentes obtienen los siguientes beneficios:

1. Certeza al tener información estandarizada y confiable de sus transacciones comerciales en línea y de que reportan información completa y correcta al SAT. Con esto se disminuye la posibilidad de ser sancionados.

2. Simplificación de su proceso de facturación y conciliación de pagos.

3. No presentar la Declaración Informativa Múltiple de Suelos y salarios, y en un futuro tampoco la Declaración Informativa de Operaciones con Terceros.

4. Certeza de que cuando ya pagaron por los productos o servicios que reciben, las facturas que amparan ese gasto no van a ser canceladas.

5. Se evitará la duplicidad de ingresos cuando facturen en parcialidades.

6. Podrán automatizar más fácilmente sus procesos

Para facilitar el uso de los catálogos con la información homologada, los contribuyentes deben armar, por una única vez, su perfil, y así identificar más fácil y más rápido la información que corresponde a su actividad.

Se simplificará también la obtención de una factura, pues se refuerza el que solo se requiere el Registro Federal de Contribuyentes de quien solicita una factura para obtenerla, el cual solo tiene que asegurarse de que su RFC sea el que tiene registrado el SAT y que los datos de facturación queden asentados correctamente; en especial, la forma de pago.

Los contribuyentes que expiden facturas pueden utilizar el servicio de facturación que ofrece el SAT o solicitar a su proveedor que actualice sus sistemas lo antes posible para utilizar la nueva factura.

La nueva factura entra en vigor el 1 de julio; no obstante, los contribuyentes pueden seguir emitiendo facturas con la versión actual hasta el 30 de noviembre.

A partir del 1 de diciembre los contribuyentes solo deberán emitir la nueva factura (versión 3.3).

La emisión de comprobantes con el complemento de recepción de pagos es opcional a partir del 1 de julio, y obligatoria a partir del 1 de diciembre próximo.
Solo pueden generarse con la nueva versión de la factura