Jue05252017

Actualizado01:41:54 AM

Back Inicio Sociales Espectáculos

The Rolling Stones en México

rollEl fuego de Sus Satánicas Majestades ascendió sobre el Foro Sol. The Rolling Stones volvió a casa, a territorio mexicano, donde su leyenda prevalece desde hace 54 años y parece que prevalecerá por el resto de la eternidad.

Verlos sobre el escenario que se cimbró a las 21:00 horas fue entender que tienen un pacto con el diablo. Si las drogas jamás los derrocaron, la vida les hace los mandados. Ellos nacieron para la inmortalidad que enseñaron con la apertura de Start Me Up, aquella rola con altas inclinaciones sexuales que espantaron a la NFL al grado de censurarlos en su espectáculo de medio tiempo, de 2006.

Jagger sigue siendo ese rompecorazones de los primeros años, cuyos movimientos bastaban para llevar a la cama a las que soñaban con estar junto a él. Richards, él, que se ha metido hasta las yemas de los dedos por la nariz, sigue seduciendo las cuerdas de su guitarra como si fuera la primera vez.

It's only rock 'n' roll (but I Like It) entonaron los cuatro británicos. Un momento de gloria para la vieja guardia de seguidores, cuyas canas sólo significaron un insignificante paso de tiempo. Muchos acomodaron sus manos sobre su guitarra imaginaria y rockearon como en sus mejores tiempos. Las señoras volvieron a soñar con su guapo Mick y los más jóvenes, ellos por momentos no entendían lo que estaba sucediendo.

Los primerizos en un concierto de Sus Satánicas Majestades presenciaron historia. La piel se erizó por ver el poder de cuatro hombres.

"Hace 10 años que no veníamos a México y qué chingón que estamos de vuelta. Antes tomábamos tequila, ahora tomamos mezcal", gritó el mítico Jagger, en español una lengua que lo ha rodeado durante este Olé Tour.

Tumbling Dice, Out of Control y Street Fighting Man, esta elegida por sus fans a través de una votación en redes sociales, continuaron con el esperado setlist de la noche.

Emotivo fue presenciar que los fans old school de los Stones no usa celular para quedarse con el show en la memoria.

Jagger estaba de buen humor y, al parecer, está enterado de que afuera de su hotel hay decenas de periodistas esperándolo. No le gustan las entrevistas y se notó con su frase burlón, hasta bromeó con el caso de Joaquín Guzmán Loera y la polémica entrevista a Rolling Stone.

"Sean Penn vino a entrevistarme, pero me escapé. Fuimos al Zócalo, fuimos a las Pirámides, pero lo mejor fue cuando fuimos a las luchas y me quise subir al ring", dijo el cantante entre risas.

Por supuesto que esto a los fans les hizo gracia; sin embargo, a los reporteros los dejó con la mandíbula abierta. No hubo nada más que carcajearse de la astucia del cuarteto de Reino Unido.

Richards tuvo su momento al micrófono con You Got the Silver, un tema muy especial para él, pues fue escrita para Anita Pallenberg, madre de sus hijos Marlon León, Angela y Tara Jo Jo, quien desafortunadamente perdió la vida a las 10 semanas de nacido. Fue la primera canción en la que el guitarrista asumió el papel de frontman en el aclamado Let it Bleeding, de 1969.

Era imposible que hiciera caso omiso de sus problemas con la ley a raíz de su gusto por diversas sustancias de dudosa procedencia. Sobre eso habla Before They Make me Run, una respuesta a su arresto en Toronto por posesión de heroína, en 1977.

En pleno siglo XXI nadie se espantó con Midnight Rambler, inspirada en Albert DeSalvo, el Estrangulador de Boston. Las guitarras revivieron el blues, un ritmo que trajo consigo una práctica muy vintage: prender los encendedores sobre las tribunas.

Daba envidia ver a Jagger, a sus 72 años, moverse mejor que varios de los que abarrotaron el inmueble de Río Churubusco. Era como una lombriz bañada en sal, con estilo e incansable. Por supuesto hizo sentir mal a los más ancianos.

"Ese cabrón hace lo que quiere y a mí ya me duele la ciática", se oyó al fondo de la zona general, y por supuesto se vivieron las risas. Una bandera de México cubrió las espaldas de Mick Jagger al finalizar Mise You, un tema que evidenció la influencia de la música disco neoyorquina.

Todo fiel a Sus Satánicas Majestades sabe que siempre repudiaron la guerra de Vietnam y por eso compusieron Gimme Shelter, la primera canción en la que invitaron a grabar a Merry Clayton, la primera voz femenina en los Stones. Su parte fue interpretada por una vocalista negra, Sasha Karen, una voz tan intensa que compitió al nivel de la de Jagger.

"¡Qué noche tan brutal!", gritó el animado vocalista enfundado en un saco verde y así llegó el turno de Jumpin' Jack Flash, anunciada por el despegue de una lluvia de pirotecnia.

Sympathy For The Devil hizo su aparición antes de despedir el encore. Hizo recordar que hubo un momento de cerrazón en la que la sociedad de antaño pensaba que era un mensaje del Diablo, pero, en realidad, era una controvertida lírica inspirada en poetas franceses.

Cuenta la historia de un hombre que se atribuye toda la maldad de la historia: la crucifixión de Jesucristo, la Segunda Guerra Mundial y hasta el asesinato del expresidente de Estados Unidos John F. Kennedy.

Las pantallas se llenaron de diablitos y un color rojo que los hizo sentir en el mismo infierno. Brown Sugar, otro recuerdo de su época donde el sexo, alcohol, drogas y rock and roll era su pan de cada día.

Llegó un descanso merecido para los Stones. Una lengua dorada, el logo de la banda, dio la bienvenida a un coro que abrió el tema You Can't Always Get What you Want, que en épocas sesentera se dijo que era la contraparte de Hey Jude, de The Beatles, incluso John Lennon llegó a declarar que siempre iban detrás de sus ideas. Un coro local siempre acompaña a los Stones en esta canción.

La despedida llegó a las 23:04 horas con (I Can't Get No) Satisfaction, el hit que reflejó la frustración de un adolescente en relaciones sexuales, sociedad y en una sociedad capitalista.

"¡Ustedes son chidos!", dijo Jagger para despedirse.

La única frustración que enfrentarán 60 mil cabezas esta noche será la eterna pregunta ¿será la penúltima vez de The Rolling Stones en México?

Después del jueves el destino de Sus Satánicas Majestades quedará en ellos mismos; sin embargo, quedó claro que nadie llegará a destronarlos como la última leyenda del rock and roll.

A gastar los ahorros y cruzar continentes

Por ver a The Rolling Stones vale gastar los ahorros y cruzar continentes sin ningún límite. Un grupo de cuatro alemanes ha derrochado más de 10 mil dólares (casi 200 mil pesos), cada uno, con tal de seguir los pasos del Olé Tour, que ha recorrido Brasil, Colombia, Perú, Chile y Uruguay.

"Empecé tarde a seguir a The Rolling Stones. Alguna vez los conocí en Inglaterra, fue imponente. Ver a leyendas vivas es petrificarte. Esa experiencia me motivó a tomar los vuelos que fueran posibles y venir a vivir una gira latina", explicó uno de los teutones.

Los hermanos Masanori y Mayumi Nishida, viajaron desde Japón para vivir su primera vez en un show de los Stones y en México.

"Nos contaron que aquí era la mejor opción para verlos. Casi no hablamos español ni inglés, pero sabemos sus canciones", dijo Masanori.

Costarricenses desfilaron triunfantes con su lábaro patrio. Parejas estadunidenses aprovecharon la piratería por lo barato. Dentro las playeras tenían un costo de 450 pesos.

La presencia de Sus Satánicas Majestades sé sintió en cuanto el Sol empezaba a despedir su jornada diaria.

Eran las 17:00 horas cuando el movimiento de sus seguidores comenzó vía subterránea y terrestre. Desde el Metro Tacubaya comenzaron a marchar decenas de fieles a la agrupación, quienes invadieron la Línea 9 con destino al Foro Sol.

Muchos veteranos del rock & roll enfundados en sus camisetas con el legendario logo de la lengua, ideado por Ernie Cefalu y dibujado por John Pasche. Aquellos que iban acompañados de sangre joven, sobrinos, hijos o nietos, llevaban una sonrisa orgullosa: sus épocas de gloria llegaron a sus descendientes y estaban por atestiguar a la banda más grande de rock. No se hablaba de nada excepto a de Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts, y de los souvenirs que esperaban comprar.

Ciudad Deportiva estaba atestada de revendedores, quienes pedían hasta cuatro mil pesos por un boleto en la zona General B y aseguraban tener Platinos de las primeras filas por 15 mil pesos, existencia verdaderamente dudosa. A escasos metros los policías se hacían de la vista gorda.

Muchos se olvidaron de trabajar o de las clases, otros arribaron con traje y en las entrañas de la Deportiva se quitaron la corbata opresiva y rejuvenecieron con playeras que vendían por 100 o 200 pesos los comerciantes no oficiales.

Los taquitos de guisado de Viaducto y Calle 39 fueron la salvación para quienes retrasaron su hora de comida; atrás los six de chelas por 60 pesos comenzaron el precopeo para los que consideran que 100 pesos por una chela es un exceso, al interior del inmueble.

Aquí los fans son increíbles: Tim Ries

La euforia por la visita de The Rolling Stones a la Ciudad de México, siguió el lunes. Alrededor de 150 fans esperaban la salida de la banda, a las afueras del hotel Four Seasons.

A las 14:40 horas, policías de la Secretaria de Seguridad Pública comenzaron con los preparativos para la salida de la banda, que se presume, se dirigía al Foro Sol, lugar que albergaría el primero de dos conciertos.Sin embargo, poco después fueron avisados de que sus servicios no serían necesarios, ya que la seguridad de la banda se encargaría de escoltarlos.

Para esas horas, empleados del hotel donde se hospedan Mick Jagger y compañía sacaron vallas de seguridad para contener a los fanáticos que esperaban conseguir aunque sea un saludo de los británicos.

Según un oficial de tránsito, éste fue un protocolo que se utiliza a nivel internacional, ya que el recinto no tenía permisos como tal, pero con el fin de preservar la seguridad de todos, es que se instalaron estas barreras de contención.

A las 15:30 horas, las calles de Hamburgo y Burdeos fueron cerradas a la circulación para dejar el paso libre a los músicos y su comitiva. Finalmente, el convoy conformado por siete camionetas tipo Suburban, así como el automóvil Audi en el que venía Jagger, salió del estacionamiento ante la euforia de los fans.

Antes el saxofonista de la banda, Tim Ries, salió al estacionamiento para abordar un vehículo y se dijo emocionado de estar en el país y agregó que estaban listos para ofrecer una sorpresa a sus seguidores mexicanos.

"Los fans de aquí son increíbles personas, esperamos verlos en el show. Disfruten el concierto como nosotros lo haremos ¡A pasarla bien!", dijo.

DE TODO UN POCO

En 54 años de carrera, la banda ha realizado 40 giras mundiales.
Durante su A Bigger Bang Tour –agosto de 2005 a agosto de 2007–, Keith Richards sufrió una contusión al caer de un árbol.
A Bigger Bang Tour es la segunda gira más redituable de toda la historia con 637.1 millones de dólares, por detrás del U2 360° Tour, que recaudó 774.6 al valor de la moneda actual.
En 2006, la retransmisión del Super Bowl XL los censuró por el contenido explícito de las canciones Start Me Up y Rough Justice
Se rumora que Microsoft pagó 14 millones de dólares por el uso de Start Me Up como tema de la campaña del sistema operativo
Windows 95.
Sympathy for the The Devil fue sacada de su setlist de 1971 a 1989 por considerarla maldita; sin embargo, es la que más repercusión tiene en la cultura popular contemporánea.
Ha sido tomada en cómics, serie de televisión, cine, novelas literarias y videojuegos.
FANS AFORTUNADOS
Mientras decenas de fans de Sus Satánicas Majestades se dieron cita en el Four Seasons para ver si corrían con suerte y podían ver, tocar o captar por un instante a los músicos ingleses, una pareja pudo estar cerca del guitarrista Keith Richards.

El estadunidense Daniel y la mexicana Norma, fans del grupo, decidieron viajar desde California y hospedarse en el mismo hotel de la banda para poder estar cerca de ellos.

"Tenemos planeado ir a los dos conciertos, pues somos superfans de los Rolling. Estábamos cenando en el restaurante y de pronto llegó Keith Richards con una parte de su familia. Estuvimos muy cerca de él, pasó a mi lado; sin embargo, no quisimos incomodarle al pedirle una foto o un autógrafo. Además había mucha gente de seguridad en el hotel", expresó Norma.

La pareja compartió la experiencia con una veintena de fans a las afueras del hotel.

Indígena viajará a la alfombra roja de los Oscar

colombbbEl indígena colombiano Antonio Bolívar, perteneciente a un pueblo originario casi extinto y coprotagonista de El abrazo de la serpiente, donde ha debutado como actor a los 71 años, saldrá el domingo de su recóndita comunidad de la Amazonía para desfilar por la alfombra roja de los Oscar.

"La verdad que no sé qué es lo que voy a hacer yo, lo único que sé es que me dicen: "vamos a los Estados Unidos a recibir el Oscar" afirma Bolívar, miembro de la comunidad ocaina, en una entrevista.

El novato actor septuagenario se ha preparado para la entrega de los Oscar, pero no se imagina qué pasará cuando sea presentado como el actor que da vida a "Karamakate" en El abrazo de la serpiente, dirigida por el colombiano Ciro Guerra y nominada a mejor película de habla no inglesa.

Sus paisanos le dicen: "no te pongas orgulloso", pues consideran que "Don Antonio", como lo llaman, es emisario de un mundo desconocido y por ello ha decidido ir a defender "su raza" en su lengua.

"En el continente suramericano la mayoría somos indígenas nativos y nos sentimos legítimos indígenas ya mezclados con otros que han venido por un lado y por el otro", asegura el actor en referencia a las diferencias que percibe con el norte.

Este filme es el único latinoamericano entre los cinco finalistas que aspiran a llevarse la preciada estatuilla y que también buscan Theeb (Jordania), A War (Dinamarca) y Son of Saul ( Hungría), la gran favorita.

Guerra quería hacer la película en la lengua originaria de los ocaina. "Esa era la fuerza que íbamos a tener pero desgraciadamente ya mi raza está en extinción, somos ocainas pero ya no somos originales", afirma Bolívar.

Por ello también se rodó en la lengua de los uitoto, otra de las comunidades nativas que pueblan la Amazonía.

La cinta está grabada casi íntegramente en lenguas indígenas. Entre los actores "todos nos entendíamos pero no muy bien porque cada dialecto es muy diferente", reconoce el actor.

El protocolo de los Oscar exige acudir a la ceremonia con traje de gala, así que Bolívar asistirá con uno confeccionado por el diseñador colombiano Álvaro Reyes.

Para convencerle de utilizar prendas ajenas a su cultura, Guerra le dijo que no podía ir a los Oscar con un atuendo tradicional.

"Don Antonio usted no va a estar con su vestidura de la película porque ya hizo eso. Ya lo vieron así", le dijo el cineasta, según relata.

A Los Ángeles (EE.UU.) viajarán hasta 20 personas del equipo de producción de la película, con el objetivo de acompañar a Bolívar y a Guerra, así como para promocionar el filme, pero a la entrega de los premios solo accederán seis de ellos.

En la cinta, Guerra se acerca a la desconocida Amazonía, muy desconocida incluso para los propios colombianos pese a que ocupa casi el 30 % del territorio nacional.

Y lo hizo desde una perspectiva histórica diferente, pese a usar el clásico de dos aventureros occidentales que recorren el gran río Amazonas y se adentran en la selva.

La película recorre los parajes del inmenso bosque tropical retratados en el siglo XX por el botánico estadounidense Richard Schultes y el antropólogo canadiense Wade Davis, y por ello la cinta se ha rodado en blanco y negro.

"Si se hace en colores ya pierde ese valor original, tiene que ser conforme era antes, blanco y negro", matiza, imbuido por el espíritu del cineasta Guerra, el actor, que interpreta al último chamán superviviente de su pueblo y que vive en aislamiento voluntario.

No fue fácil realizar la película pues, como recuerda Bolívar, algunos compañeros sin experiencia en el cine y también indígenas "a veces no obedecían, a veces se (les) decía "no, haga tal cosa" y se demoraban", lo que en su opinión multiplicó la labor del equipo.

El próximo domingo, Antonio Bolívar compartirá esas experiencias con veteranos actores, como Leonardo DiCaprio, quien también conoce la dureza de rodar en tierra hostil durante su trabajo con Alejandro González Iñárritu en Tierra del Fuego.