Lun05292017

Actualizado09:05:32 PM

Back Inicio Sociales Deportes Las cábalas de La Volpe

Las cábalas de La Volpe

lavolpppPara el estratega Ricardo Antonio La Volpe las cábalas son parte importante dentro de su gestión futbolística, la más reciente del argentino es no saludar a su colega rival antes del juego, según se puso saber el sábado pasado luego de discutir con Miguel Herrera por haberle pasado la 'malaria'.

Pero no es la única cábala del Bigotón, pues en anteriores ocasiones ha mostrado otras, como llevar una corbata de dragón en el Mundial de Alemania 2006, o salir con alguna prenda roja a la cancha cuando dirigió a Boca Juniors en Argentina.

Algunos de sus exdirigidos también balconearon sus rituales previos, como Jesús Arellano quien dio a conocer una visita a las pirámides y hasta una especie de sepelio en las instalaciones del CAR; Félix Fernández, exportero de Atlante, también comentó que una de sus cábalas era llegar tarde a los partidos.

No saluda al DT rival previo al duelo: la usa en la Liga MX, donde actualmente dirige a los Jaguares de Chiapas. Esto ocasionó su última rencilla con quien es considerado un amigo: el Piojo Herrera.
Corbata con la figura de dragón: la utilizó cuando dirigió a la Selección Mexicana en el Mundial de Alemania 2006, año del dragón en el zodiaco chino y que se supone lo cargaría de buenas energías.
Con Boca, vestía los colores del enemigo: solía vestir una corbata roja sobre una camisa blanca cuando dirigía a Boca Juniors en Argentina, donde fue criticado por usar los colores del archirrival River Plate.
Orienta a sus dirigidos al sur: lo hace en las charlas técnicas por una cuestión de Feng Shui. "Del lado de acá (Occidente) quizás no nos damos cuenta lo que hacen los japoneses", indicó.
Llega tarde a los enfrentamientos: en su etapa con Atlante, el equipo llegó tarde en una ocasión y terminó por ganar con gol de último minuto; desde entonces, lo hizo con regularidad.
'Sepulta' miedos en un ataúd: Jesús Arellano contó en una ocasión que el estratega argentino los hizo escribir sus miedos y ponerlos en un ataúd en su etapa con la Selección Mexicana.