Mié08232017

Actualizado08:36:48 PM

Back Inicio Columnas En Linea

La Liga rediviva (2)

sglevetSergio González Levet

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De aquella Liga de Comunidades Agrarias fundada en 1923 por nuestros mayores líderes agrarios; de aquella Liga llena de historia, de prestigio social, de fuerza, de poderío, hace ocho meses no quedaban ni rescoldos...

Y a ella llegó como sin querer un líder carismático, una gente genuina del campo, cercano a los cañeros pero también con unalarga trayectoria en la ganadería: Juan Carlos Molina Palacios.

Por fortuna para los campesinos veracruzanos organizados alrededor de la CNC, la decisión de quién iba a liderar la Liga se decantó en favor de Molina Palacios, dejando fuera a muchos lidercillos de pacotilla, aunque también a algunas opciones que refrendaban la parte mejor del sector, dirigentes genuinos, emanados del pueblo y hechos en el surco.

Juan Carlos tomó posesión el 27 de septiembre de 2015 ante el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y el líder nacional de la CNC, el senador Manuel Cota Jiménez. Fue una verdadera fiesta de los hombres del campo, porque sintieron que llegaba uno de los suyos.

Y así fue.

De inmediato Juan Carlos Molina integró una directiva con personas probas, de buena fe y mejor trayectoria.

Y todo cambió: hombre de resultados, de acción, Juan Carlos Molina logró revivir al muerto. La Liga se revitalizó en tiempo récord y para fines de 2015 ya estaban puestos en línea los líderes regionales, la militancia de a pie.

Una vez más se vio a un sector agrario notable, influyente. Muchos candidatos de la alianza del PRI con otros cuatro partidos emanaron de sus filas. Los campesinos otra vez volvieron a ser protagonistas en las campañas. Como hace mucho no sucedía, el voto rural se alzó como una esperanza en las ilusiones tricolores.

Hay que decirlo, Juan Carlos es compadre de Héctor Yunes Landa, el aspirante del PRI en la pasada elección a Gobernador. Prácticamente él fue quien lo destapó, y ante la derrota no ha cejado su empeño ni negado su amistad.

"La CNC no le falló a Héctor Yunes Landa", declaró hace algunos días, porque "nosotros tenemos 623 mil campesinos en nuestro padrón, hicimos todo el trabajo. Aquí está la muestra de los 50 comités regionales. En las zonas rurales ahí está la votación.Se manifestaron a favor. Seis de los ochocandidatos ganadores de nuestra alianza son de la CNC: Álamo, Chicontepec, Pánuco, Misantla, Papantla, San Andrés Tuxtla."

Como es un hombre emprendedor y claridoso, Juan Carlos dice sin tapujos: "Basta de simulaciones, va a llegar una época en la que permanecerán los que realmente tengan un contacto con la gente".

Porque su nueva tarea, adicional a la titánica de llevar todo tipo de apoyos al campo veracruzano, es participar activamente en la recomposición del PRI veracruzano.

Juan Carlos Molina no se ha manifestado públicamente, pero es seguro que tendrá un voto importante en la composición de la nueva dirigencia estatal del partido, cuando los tiempos se den.

Es hombre de palabra, y la suya será importante para el futuro inmediato del priismo.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com

La elección, números

sgl1Sin Tacto

Sergio González Levet

Somos 5 millones 671 mil ciudadanos los que podremos votar este domingo 5 de junio en Veracruz, para elegir al nuevo Gobernador, a los 30 diputados locales uninominales y a los 20 plurinominales que conformarán la Legislatura número 64 (o LIV, porque les gusta ponerla en números romanos, tal vez para que la gente se siga confundiendo entre números ordinales y partitivos, y en lugar de decirle "sexagésima cuarta" como debe ser, le llaman la "sesentaicuatroava").

Las previsiones optimistas auguran que se presentará el 60 por ciento de los votantes, es decir, 3 millones 402,600 ciudadanos,que repartirán su voto entre siete candidatos, dos que van en alianza: Héctor Yunes Landa -con el PRI, PVEM, Panal, Partido Cardenista y Ave- y Miguel Ángel Yunes Linares -con el PAN y el PRD-, más Cuitláhuac García Jiménez por Morena, Alejandro Pipo Vázquez Cuevas por el PES, Alba Leonila Méndez por el Partido del Trabajo, Armando Méndez de la Luz por Movimiento Ciudadano y Juan Bueno Torio como el único candidato independiente.

Otros aducen que la votación histórica en estos casos es de 40 por ciento, así que el OPLE (Organismo Público Local Electoral) de Veracruz tendría que lidiar solamente con 2 millones 268,400 sufragios.

Es una diferencia de 1 millón 134,200 votos entre ambos escenarios, que inclinarían la balanza hacia uno u otro aspirante.

Bueno, ese domingo 5 a las 9 de la mañana, si otra cosa no ocurre, deberán estar abiertas las 10,400 casillas, que recibirán cada una en promedio 545.29 votantes (no me imagino como podría votar el .29 de un ciudadano, pero eso son cosas que hay que dejar en el arcano de la estadística).

Cada sufragante a Gobernador recibirá una boleta en la que aparecerán 12 posibilidades de votación, y para que no resulte tan sencilla la cosa, el nombre y la cara de Héctor Yunes aparecerá cinco veces; los de Miguel Ángel Yunes, dos veces, y una vez los restantes.

Y en el caso de las boletas a diputaciones locales, serán diferentes en cada distrito, y podrán aparecer desde cinco hasta 12 candidatos, según haya estado peleada la plaza.

En cada una de las casillas habrá funcionarios para llevar el control de la votación. Son ciudadanos que fueron insaculados de entre la lista nominal de electores de la entidad y debidamente capacitados por el Organismo Electoral. Serán 120 mil las personas que participen activamente en este proceso, y a ellas hay que sumar los representantes que tendrán los partidos en las casillas, con lo que habrá cerca de 200 mil personas inmiscuidas en el desarrollo y la vigilancia de la votación, a los que se deben agregar los 800 empleados del OPLE que también participarán en la organización y los conteos.

Habría que añadir, como parte sustantiva del proceso, a los observadores electorales independientes, a los funcionarios del Instituto Nacional Electoral que estarán al pendiente de la elección, a los miembros de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales y a los integrantes de las fuerzas de seguridad que cuidarán el orden durante la celebración de los comicios y resguardarán los envíos de la documentación electoral desde las casillas hasta las cabeceras distritales y a la sede central del Organismo en Xalapa.

Todo ese aparato, todas esas personas, todos esos funcionarios tratarán de que el voto que usted emita sea válido y sirva.

Que así sea.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com