Lun05292017

Actualizado09:05:32 PM

Back Inicio Columnas En Linea

Ceda el paso y sea feliz

sgl1SIN TACTO

Sergio González Levet

No me canso de repetirlo a quien se me deje, y no me canso de repetirlo en este espacio: si quiere vivir mejor en esta ciudad incomprensible, ceda el paso y sea feliz.

Por eso es que digo: enfangado en el inefable tráfico xalapeño, entre claxonazos y empujones de metal, pude advertir cómo, de vehículo a vehículo, muchos conductores y sus acompañantes se entrecruzaban mentaditas y mentadotas de madre con sus vecinos de desgracia y de carril.

El paso por las calles citadinas se ha convertido en una oda al derrame biliar, en una endecha al estrés, en un ditirambo al revés que sufren y padecen todos los ciudadanos metidos en esa trampa que se llama calle, en nuestra sufrida y sufriente capital de Veracruz. Crea una mala reacción, aunque tiene su parte buena.

Y digo lo de la reacción y lo de la parte buena porque en medio de la ensoñación en la que se cae sin remedio durante los largos minutos de la espera, entre un frenazo y el acelere con el que los más optimistas piensan que avanzan y que se les permitirá llegar en tiempo y forma a donde vayan; en esos largos minutos, decía, tuve el tiempo para que se me ocurriera la idea ¿brillante? de que uno se enoja porque quiere, que todo es cosa de actitud y de tomar las cosas con filosofía.

Y como es cosa de filosofía, se me ocurrieron seis premisas que aquí pongo a consideración del respetable:

La primera es recordar que no hay manera de viajar rápido en las rúas xalapeñas. La lentitud es inevitable en una ciudad con el doble o el triple de los vehículos que puede soportar.

La segunda, que el tránsito tortuoso de nuestra ciudad lo hacemos peor cuando todos queremos pasar primero y antes que nadie. Y a ello hay que aumentarle el gancho al hígado repetido que significa andarse peleando por un quítame esas pajas o porque el otro ya se quiere avilonear nuestro carril o porque alguien se estacionó en doble fila o porque....

La tercera, que los agentes de vialidad no sirven para nada, más que para elevar los niveles de estrés con sus silbatazos y sus incapacidades.

La cuarta, que los compañeros taxistas no tienen remedio, igual que sus congéneres de los camiones urbanos, y es perder el tiempo tratar de hacer que comprendan algo.

La quinta es que podríamos aprovechar el ocio para aprender alguna nueva habilidad que se deje, como oratoria y declamación, algún idioma, o memorizar las tablas de multiplicar al revés y al derecho o el directorio telefónico de la ciudad de México. En verdad que da tiempo para eso.

La sexta premisa es que si uno deja de pelear por ganar lugares y se resigna a que se va a tardar mucho tiempo en ir de una parte a otra, finalmente va a llegar en el mismo tiempo que si se pelea contra el mundo de los otros conductores, pero eso sí, llegará con la vesícula intacta y en una de ésas hasta con una sonrisa en la boca.

Por eso le recomiendo una vez más, si me permite:

Ceda el paso... y sea feliz.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook/sglevet

La Liga rediviva (2)

sglevetSergio González Levet

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De aquella Liga de Comunidades Agrarias fundada en 1923 por nuestros mayores líderes agrarios; de aquella Liga llena de historia, de prestigio social, de fuerza, de poderío, hace ocho meses no quedaban ni rescoldos...

Y a ella llegó como sin querer un líder carismático, una gente genuina del campo, cercano a los cañeros pero también con unalarga trayectoria en la ganadería: Juan Carlos Molina Palacios.

Por fortuna para los campesinos veracruzanos organizados alrededor de la CNC, la decisión de quién iba a liderar la Liga se decantó en favor de Molina Palacios, dejando fuera a muchos lidercillos de pacotilla, aunque también a algunas opciones que refrendaban la parte mejor del sector, dirigentes genuinos, emanados del pueblo y hechos en el surco.

Juan Carlos tomó posesión el 27 de septiembre de 2015 ante el Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, y el líder nacional de la CNC, el senador Manuel Cota Jiménez. Fue una verdadera fiesta de los hombres del campo, porque sintieron que llegaba uno de los suyos.

Y así fue.

De inmediato Juan Carlos Molina integró una directiva con personas probas, de buena fe y mejor trayectoria.

Y todo cambió: hombre de resultados, de acción, Juan Carlos Molina logró revivir al muerto. La Liga se revitalizó en tiempo récord y para fines de 2015 ya estaban puestos en línea los líderes regionales, la militancia de a pie.

Una vez más se vio a un sector agrario notable, influyente. Muchos candidatos de la alianza del PRI con otros cuatro partidos emanaron de sus filas. Los campesinos otra vez volvieron a ser protagonistas en las campañas. Como hace mucho no sucedía, el voto rural se alzó como una esperanza en las ilusiones tricolores.

Hay que decirlo, Juan Carlos es compadre de Héctor Yunes Landa, el aspirante del PRI en la pasada elección a Gobernador. Prácticamente él fue quien lo destapó, y ante la derrota no ha cejado su empeño ni negado su amistad.

"La CNC no le falló a Héctor Yunes Landa", declaró hace algunos días, porque "nosotros tenemos 623 mil campesinos en nuestro padrón, hicimos todo el trabajo. Aquí está la muestra de los 50 comités regionales. En las zonas rurales ahí está la votación.Se manifestaron a favor. Seis de los ochocandidatos ganadores de nuestra alianza son de la CNC: Álamo, Chicontepec, Pánuco, Misantla, Papantla, San Andrés Tuxtla."

Como es un hombre emprendedor y claridoso, Juan Carlos dice sin tapujos: "Basta de simulaciones, va a llegar una época en la que permanecerán los que realmente tengan un contacto con la gente".

Porque su nueva tarea, adicional a la titánica de llevar todo tipo de apoyos al campo veracruzano, es participar activamente en la recomposición del PRI veracruzano.

Juan Carlos Molina no se ha manifestado públicamente, pero es seguro que tendrá un voto importante en la composición de la nueva dirigencia estatal del partido, cuando los tiempos se den.

Es hombre de palabra, y la suya será importante para el futuro inmediato del priismo.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com