Lun05292017

Actualizado09:05:32 PM

Back Inicio Columnas En Linea

Héctor Yunes con el G-10 (3)

sglevetSin tacto

Por Sergio González Levet

El inminente candidato del PRI Héctor Yunes Landa nos platicó sobre su visión general del estado que guardan las cosas públicas en Veracruz y nos adelantó la forma en que se propone enfrentar la solución de los problemas. En la comida con el Grupo de los Diez, completó la serie de cinco preguntas que le formulamos (y que le formularemos asimismo a los candidatos o precandidatos que acepten la invitación a reunirse con nosotros).

La tercera pregunta se refiere a la manera en que piensa conformar su equipo de trabajo, y la cuarta a si integrará su gabinete con veracruzanos o piensa pedir dispensas para nombrar a oriundos de otros estados.

"Será de veracruzanos", nos dijo con un énfasis tal que seguramente se desilusionaron terriblemente muchos que ya se sentían con un puesto en la mano pero que -¡lo sentimos!- no son nacidos en este maravilloso estado o al menos hijos de nativos -a quienes la Constitución estatal considera paisanos, con todos los derechos políticos y legales-.

El ahora senador con licencia especificó que ningún funcionario de la actual administración repetirá en el puesto, y en esa reunión de reporteros hechos y derechos no faltó quien se apresurara a preguntarle qué pasaría entonces con Yolanda Gutiérrez Carlín, actual Secretaria de Protección Civil y comadre suya, muy cercana en el afecto y en el proyecto.

A botepronto, como lo sabe hacer, Héctor Yunes contestó que ella irá pero a otra posición del gabinete próximo, o -socarronamente- "puede ser la excepción que confirme la regla".

Fue claro al decir que para integrar su equipo de trabajo contarán primordialmente el perfil y el currículum, y que los aliancistas (se refiere a los miembros de su asociación, Alianza Generacional, que han estado con él desde hace años y a los que ubica perfectamente, entre tanto hectorista hecho al vapor últimamente)... bueno, que los aliancistas tendrán mano solamente en el caso en que cubran los requerimientos profesionales, de capacidad y de experiencia, y que no haya algún otro aspirante con mayores merecimientos.

La quinta y última pregunta fue sobre el tono que él piensa imprimir a su campaña electoral. Ante el hastío de la sociedad por tanta guerra sucia y tantas paletadas de lodo de unos contra otros, hay un clamor creciente entre los ciudadanos, que piden una lid electoral sustentada en la civilidad política, en la ofrenda de propuestas y programas viables, en la prudencia a la hora de prometer y la sensatez a la hora de la confrontación con los otros candidatos.

Héctor Yunes no le responderá en términos bélicos a su primo Miguel Ángel, el seguro candidato de la alianza PAN-PRD. Insiste: no utilizará el discurso provocador de su consanguíneo, que se ha dirigido ya contra él mismo.

Tiene claro que en 60 días de campaña y con los topes de gastos que marca la normatividad electoral, es imposible visitar los 212 municipios. También sabe que los mítines multitudinarios ya no funcionan como táctica electoral, por caros e ineficientes.

Será la del candidato del PRI una campaña con énfasis en los medios de comunicación masiva; sin acarreos ni camiones contratados para llenar concentraciones populares. Habrá muchas reuniones de ciudadanos con el candidato en los parques públicos de las poblaciones, convocadas a través del perifoneo o la invitación puerta a puerta.

Eso es lo que nos contestó el precandidato del PRI. En reuniones con otros candidatos, en el G-10 les formularemos las mismas interrogantes, para que nuestros lectores puedan ir contrastando el discurso, las propuestas y la intención de cada uno.

Gracias por la paciencia.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com

De alianzas y candidatos

sglevetSin Tacto

Sergio González Levet

A días de que haya candidatos partidistas e independientes debidamente acreditados y aceptados de acuerdo con la normatividad electoral, el cotarro sienta sus precedentes en la sucesión de Veracruz.

Los aspirantes se mueven en busca de ser finalmente los abanderados de sus partidos; los directivos de los partidos se mueven en busca de lograr alianzas que les permitan una mayor presencia electoral; los políticos se mueven en busca de colocarse con el que sea designado candidato, y los ciudadanos esperan que quede su favorito, para bien... de su persona y patrimonio.

La primera alianza que se ha cocinado es la del PAN y el PRD, después de la jugada de presión que se aventó Agustín Basave al presentar su renuncia como Presidente del partido al Comité Directivo Nacional, cuyos miembros se apresuraron a contentar a su dirigente, y acordaron ir juntos por lo pronto en dos estados, Oaxaca y Veracruz. Todo hace indicar que aquí el candidato será el panista Miguel Ángel Yunes Linares,

En contraparte, el PRI se apresta a ir en alianza con varios partidos de diferentes tamaños electorales: el Verde Ecologista de México, el Panal de los profesores, el PES de Gonzalo Guízar, el AVE de Alfredo Tress. Y también irá en unión de al menos dos asociaciones políticas con presencia en la entidad: Vía Veracruzana de Felipe Amadeo Flores Espinosa y Alianza Generacional de Héctor Yunes Landa -quien es un denodado competidor por la candidatura-.

Hay otros partidos con una presencia electoral menor, que sin embargo se han planteado ir con un candidato propio. Es el caso del Movimiento Ciudadano de Dante Delgado, que propondrá a Armando Méndez de la Luz, y de Morena de Andrés López Obrador, quien ya ha designado al diputado federal por Xalapa, Cuitláhuac García (a menos que cambie de opinión en un momento y designe a otra persona).

Hay que agregar que hay tres personajes que buscan ser aceptados como candidatos independientes: los ex panistas Gerardo Buganza Salmerón y Juan Bueno Torio, así como el ex perredista Elías Miguel Moreno Brizuela.

La elección, entonces, tendría dos alianzas y podría tener hasta siete candidatos.

Esa multiplicación de opciones beneficiaría electoralmente a la alianza encabezada por el PRI, puesto que los candidatos de la izquierda (Movimiento Ciudadano y Morena) más el independiente Moreno Brizuela restarían votos a la causa perredista, y los otros dos independientes seguro se harán con una buena cantidad de sufragios de militantes o simpatizantes panistas.

Si sumamos a los cuatro aspirantes que tiene el PRI y que firmaron el acuerdo de unidad (Alberto Silva Ramos, Erick Lagos Hernández, Héctor Yunes Landa y José Yunes Zorrilla) y si tomamos en cuenta también las aspiraciones hechas públicas y sostenidas hasta el momento de Jorge Carvallo y Tomás Ruiz, tenemos que hay 13 personajes que han levantado la mano como precandidatos: los siete priistas mencionados, más el pan-perredista Yunes Linares, más el elegido por Dante (Méndez de la Luz), más el elegido por López Obrador (Cuitláhuac García), más los tres independientes (Buganza, Bueno y Moreno Brizuela). Extrañamente (o no) ni una sola mujer aparece en esta lista.

En esos nombres está el de quien será el próximo Gobernador de Veracruz, por dos años.

La cosa es atinarle (para los políticos, los grillos y los periodistas que se sienten adivinos).

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com