Jue07272017

Actualizado01:56:35 AM

Back Inicio Columnas En Linea

Cuidado con las encuestas

sgl1Sin Tacto

Sergio González Levet

Las encuestas bien hechas y serias son un instrumento de medición científico que sirve para tomar decisiones a partir de la información obtenida. Parten de la teoría de la probabilidad y su característica es que como están basadas en esquemas matemáticos probabilísticos, a partir de ellas es posible establecer resultados que tienen confianza y precisión.

Pero el uso y abuso de la información surgida de encuestas se ha convertido en un recurso mercadológico que utilizan varios candidatos como una forma de convencer al público votante de que gozan de la preferencia mayoritaria, con el objetivo de crear una inercia a su favor.

Platico con el doctor Héctor Coronel Bricio, siempre interesante en lo que dice, y me revela los alcances, las limitaciones y las desviaciones que pueden sufrir las encuestas electorales, tan de moda en estos tiempos de campaña.

Bueno, el doctor Coronel no es un médico cirujano como lo fue su padre tan recordado, el doctor Pedro Coronel Pérez, o lo es su propio hermano Pedro. No, don Héctor es actuario y tiene un doctorado en Estadística Matemática, que logró después de estudiar arduamente en la Universidad Simon Frazer, en la Columbia Británica de Canadá. Además es miembro del Sistema Nacional de Investigadores en el área de ciencias físico matemáticas.

Así que sabe lo que dice sobre el tema. Y lo sabe como pocos. En adelante, les dejaré su docta palabra.

Más que encuestas, lo que se hace mayormente son sondeos de opinión, que pueden ser útiles a los equipos de campaña para tener una idea aproximada de cómo va su candidato en la preferencia, pero que no son tan precisos ni confiables como las encuestas científicas.

Una encuesta seria debe establecer la forma en que se recolectó la información y debe responder a un esquema de probabilidades bien definidas. Por ejemplo, haciendo una selección al azar de los encuestados, para evitar el sesgo de la respuesta si se pregunta sólo a un estrato de la población.

La encuesta tiene que establecer -mediante métodos estadísticos aplicados por especialistas en modelos de probabilidades- el grado de confiabilidad del ejercicio, que generalmente debe ser de 95%.

Y una última característica es que debe especificar el grado de precisión, es decir, en cuántos puntos porcentuales puede variar su percepción (+ - 3, por ejemplo, lo que significa que si un candidato obtiene un 30% en una variable, se coloca en un rango entre 27 y 33%; si la diferencia entre dos candidatos es menor a la variación estimada, es cuando se dice que están en un empate técnico).

Por otra parte, una encuesta puede tomar en cuenta una gran cantidad de variables, que servirán para garantizar un resultado más certero. Mientras más variables se apliquen, mayor precisión tendrá.

Estas variables pueden ser el género de los encuestados, su nivel de estudios, su lugar de residencia, su condición económica, su edad, etc.

Y también es crucial el tamaño de la muestra. En el caso de las encuestas electorales en Veracruz, lo recomendable es preguntar de 800 a 1,200 personas, y en el caso de que se haga por estratos, hacerlo con unos 400 ciudadanos por cada uno de ellos.

No faltan los que inventan encuestas y las tratan de disfrazar afirmando que se utilizó algún medio científico en la aplicación. Sin embargo estos fraudes son fácilmente detectables por un experto. Hay una validación, que es la auditoría estadística, mediante la cual se detecta la congruencia y la consistencia de una encuesta.

Así que una encuesta científica debe segur un estricto protocolo y usar una metodología específica.

¿Cuántas de las encuestas tan publicitadas en estos días cumplirán con estas exigencias científicas?

¡Cuidado con ellas!

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com

DIF Veracruz, la otra inteligencia

sgl1Sin Tacto
Sergio González Levet

Hay dos tipos de hombres en el mundo: unos, los que admiten que sus mujeres demuestran una mayor inteligencia y tienen una visión mejor sobre muchos asuntos importantes de la vida, y otros, los que mienten.

Yo no soy de los que creo que la mujer sea en general más o menos inteligente que el hombre. Considero que hay mentes brillantes de uno y otro sexo, así como hay verdaderos ejemplares de tontos, sin que importe el género.

No obstante, sí creo que la mujer tiene una visión diferente de la vida y por consecuencia ve aristas en muchos asuntos que un hombre ni siquiera alcanza a imaginar. Y eso es por varias razones.

Una fundamental es que las damas han tenido que luchar por milenios contra la preeminencia del hombre, y que han tenido que dar una verdadera lucha sin cuartel para ocupar espacios que por siglos les fueron vedados, aunque se los merecían. Eso, en todos los órdenes de la vida, desde el doméstico hasta el laboral, el social, el político, el económico, el científico... uff, en todos lados.

Otra, es que la mujer al ser madre se convierte en una especialista en resolver los más complejos problemas cotidianos, como educar a sus hijos, cuidarlos en su hipermovilidad, salvarles la vida a cada momento y hacerlos mujeres u hombres de bien. Esa actividad las hace veloces, potentes, geniales e imaginativas (lo que creo que ya traen por naturaleza).

Sin duda, una buena madre es una gran ejecutiva.

Bienaventurado el hombre que tiene a su lado a una mujer inteligente, y que sabe apreciar los inmensos recursos intelectuales con que cuenta, tan sólo con escuchar y atender los razonamientos de su pareja., muchas veces llenos de cordura, de astucia, de revelación.

Y la mujer que puede actuar con toda libertad y expresarse en todas sus potencialidades, es portadora de una enorme productividad, tanto en lo intelectual cuanto en lo pragmático...

Por eso vale la pena asomarse al DIF de Veracruz, en donde durante los últimos cinco años y meses han campeado la inteligencia, la buena marcha y la efectividad, gracias a que la Presidenta del Patronato, Karime Macías Tubilla, ha hecho valer su capacidad y se ha dado su lugar para hacer de la asistencia social una de las fortalezas del Gobierno del Estado.

Y para más, la esposa del Gobernador de Veracruz ha intervenido discretamente en otros temas gubernamentales, lo que implica que varias áreas han contado con sus opiniones diversas y certeras.

Señoras como Karime son las que mejor aportan a la lucha de emancipación de la mujer, a un lado de feminismos a ultranza y de posturas irreductibles en contra del hombre.

Hay una gran cantidad de veracruzanas que están dando la batalla por la igualdad de los géneros. Luchan y se esfuerzan y ganan espacios.

Karime Macías representa un buen ejemplo de ellas, hay que reconocerlo.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Twitter: @sglevet

Facebook.com/sglevet

www.journalveracruz.com