Jue07272017

Actualizado01:56:35 AM

Back Inicio Columnas Breviario Noticioso

El Gurú: tecnología y pensamiento (1)

sgltSin tacto

Por Sergio González Levet

El Gurú: tecnología y pensamiento (1)

—Maestro, le estuve llamando toda la tarde ayer y nunca me contestó —voy llegando a la librería. Lo he encontrado sentado en la mesa, atrás de una taza de café exprés, hojeando y ojeando un libro.
—Hum... es que le puse el silenciador a mi celular y no escuché ninguna llamada ni vi ningún mensaje, y debo confesar que además dejé que se le bajara la batería. No sabes cómo gozo cuando el aparato se muere de inanición y me deja de importunar con la posibilidad de que alguien me busque, o de que me manden tonterías o cursilerías, o de entrar en contacto con alguien de la legión de imbéciles que puebla las redes (recordemos a don Umberto Eco) —me contestó mientras levantaba la mirada de su libro -el tomo segundo de las obras completas de Mijail Bakunin-, lo colocaba a un lado y me dirigía su atención, todo en una mientras emergía de la ensoñación del profundo intelecto que reposaba en esas páginas.
—¡Pero cómo, maestro! Se han entreverado los papeles: usted que por su edad es prácticamente un millennial, abomina de la comunicación tecnológica, y yo que soy un hombre más que maduro, me paso estudiando y aprendiendo las mejores formas de utilizar todos los aparatos de comunicación que nos presta la modernidad, al grado que ya no sé producir nada sin el auxilio de mi celular, de mi Tablet y de mi laptop.
En mi perorata, se entenderá, había un tufillo de ironía que el pensador advirtió y tuvo que digerir sin remedio, pero se recompuso, tomó aire y me ofreció su explicación sobre las trampas y los alcances de la fe en las telecomunicaciones modernas.
—Tanto como abominar, mi pequeño Salta, no. Me dan flojera, lo admito, los teléfonos celulares y nunca he podido mantener en mi posesión y funcionando una tablet más de un mes. En cambio, amo mi laptop como Balzac quería a las plumas de ganso con las que escribió sus más de 90 novelas,o como sir Arthur Conan Doyle cuidaba celosamente su pluma Parker, o como Hemingway tenía un afecto entrañable a sus dos máquinas portátiles Smith-Corona. Para ellos (y espero que para mí) eran instrumentos de trabajo que permitían ser más creativo, más productivo, más poderoso.
Ambos tomamos un momento para la ensoñación y cada uno por su lado se dio la vuelta por el mundo de la creación literaria, imaginando cada cual a esos monstruos de la palabra ejerciendo su oficio de ser inmortales. Pero las palabras del maestro nos regresaron al mundo, a la realidad,
—¿Tecnología? Claro. ¿Telecomunicaciones? De acuerdo. Ya me definiste como un millennial y no puedo ni debo abstraerme de mi época y mi circunstancia... pero cuando está encendido, me pongo a pensar que el celular está vivo en mi bolsillo y la energía que despide, de alguna forma dificulta el libre curso de mi pensamiento. No sé, casi te podría decir que siento fluir la carga entre la pila y la electricidad que deambula en las neuronas de mi cerebro...
Él Gurú se detuvo intempestivamente, dejó que una idea se aclarara en su mente magistral, me miró con alegría y exclamó:
—¡Touché! Me agarraste desprevenido por las ideas de Bakunin que rodaban en mi mente y me dejé llevar por el hilo de mis pensamientos. Por poco termino diciéndote que los celulares son mi karma. Lo cierto es que para mí los celulares... Bueno, mañana seguimos platicando porque tengo que ir a dar una clase de filosofía.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Twitter: @sglevet
Facebook.com/sglevet
www.journalveracruz.com

La serpiente no posee párpados

tierradebabelTIERRA DE BABEL
Jorge Arturo Rodríguez

La serpiente no posee párpados

No me lo tomen a mal, pero la verdad es que las cosas se están poniendo color de hormiga, y este color es suave si consideramos que la situación se pondrá peor, y no necesitamos de prestidigitadores, videntes, charlatanes –los hay por todos lados-, para saber que si el mundo no se acaba, al menos quedará en manos de otros seres, a los cuales les valdrá pura madre la existencia de la humanidad como la conocemos hasta ahora, bueno la poca humanidad que nos queda, porque cada vez más nos desfiguramos, no nos reconocemos ni a nosotros mismos y entonces surge la negación, la intolerancia, la violencia, la anulación. Sí, es un exageración, dirán, pero que cada quien saque su cuenta o cuente sus días... ¡Qué fatalista suena!
Mi genial amigo Pascal escribió que "el hombre no sabe en qué puesto ubicarse. Evidentemente, está perdido, y caído de su verdadero lugar, que no puede volver a encontrar. Lo busca por todas partes con inquietud y sin éxito en tinieblas impenetrables". Ahí 'ta. Si hay esperanzas, por favor denme la dirección, con mucha discreción y cuidado, por aquello del espionaje, porque si no, chance lleguen primero los malandrines mercenarios y ya valimos nada.
A todos nos toca. ¿Quién se salva? Ya lo dijo el boxeador Julio César Chávez, por el asesinato de su hermano, "desafortunadamente se ha venido una inseguridad en Culiacán y en todas partes. Debemos unirnos todos los mexicanos para denunciar, para apoyarnos unos a los otros. Parece que no hay gobierno". Bien "unirnos", palabra que vengo escuchando últimamente en todos partes y que alcanzo a percibir que es puro bla, bla, bla, pero quién se avienta primero a iniciar esa unión. ¿Quién tira la primera acción? Con mucha razón se le llama "crimen organizado" porque las autoridades y ahora la sociedad civil estamos divididos, indefensos por temerosos. ¿Será mejor huir?
En el informe sobre América Latina No. 61, de fecha 28 de febrero de 2017, "Veracruz: reparar el estado de terror de México", de International Crisis Group, leo: "Considerada en su momento un eje secundario de la economía criminal de México, Veracruz hoy se enfrenta a las devastadoras verdades de más de una década de violencia y corrupción a gran escala. Se cree que al menos 2.750 personas han desaparecido en un estado cuyo exgobernador es buscado por numerosos casos de malversación. Los asesinatos de diecisiete periodistas desde 2010 son los ejemplos más notorios de un torbellino de homicidios que tuvieron como objetivo, entre otros, a profesionales jurídicos, agentes policiales, potenciales testigos de delitos y cualquier civil que se atreviera a poner freno a las ambiciones de una multitud de organizaciones criminales y sus cómplices políticos". ¡Gulp! ¿Ha cambiado la situación? ¿Quién dice yo? Yo me quedo con Roque Dalton: "Dolor el de la serpiente que no posee párpados./ Cómo no tener el veneno de saludo/ ignorando la fácil solución de incluirnos en la sombra?"

Los días y los temas

Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz, pos que siempre sí acepta el proceso de extradición. Sonriente, semblante sereno y sarcástico al mismo tiempo, combinación de gestos que obliga a la pregunta: ¿Por qué será? La vida no es muy seria en sus cosas, ¿verdad, Juan Rulfo?

De cinismo y anexas

No falten a la interesante exposición "Imaginario mexicano", de la escultora Evelin Viveros SG, en las instalaciones del Congreso del Estado de Veracruz", el próximo lunes 3 de julio del presente, a las 17:00 horas.