Lun07242017

Actualizado07:02:38 PM

Back Inicio Columnas Breviario Noticioso

México, barca de miedos y desesperanzas

imagojosTIERRA DE BABEL

Jorge Arturo Rodríguez

México, barca de miedos y desesperanzas

Dirán que otra vez la burra al trigo, dale con la misma cantaleta, más pan con lo mismo (ya ni a eso llegamos), pero lo que se ve no se juzga, dicen, aunque debe de juzgarse porque las apariencias engañan: la realidad es la misma y sigue empeorando, pese a que algunos afirman que no pasa nada. Desearía comentarles algo positivo, pero sólo se me ocurre: "No por mucho madrugar amanece más temprano", lo que me aterroriza por la película "El resplandor" de Stanley Kubrick.
A veces ocurre que la realidad es más escabrosa y terrible que la fantasía. Como dijo Alfred Hitchcock: "Un vistazo al mundo prueba que el horror no es otra cosa más que la realidad". Y Thomas Hobbes, en su Leviatán, nos advierte que "el Infierno es darse cuenta de la realidad demasiado tarde".
El mundo está hinchado de rencores -¿tumores?- y segrega pus de indiferencia y desigualdades. No hace falta buscarle mucho y encontrar muestras de descomposición humana y social. Como quiera que sea, como dice la canción "...yo pa' arriba volteo muy poco, tu pa' abajo no sabes mirar". Dime con quién andas y te daré mi amistad y apoyo. Sucede entre ricos y pobres, pero también entre ricos y ricos, y entre pobres y pobres. O sea, aquí y en China.
Se empieza desde la mirada: no nos miramos para nada; no miramos ni vemos al de al lado. ¿Acaso te conozco? Se nos fue la humildad; se nos perdió la solidaridad. Antes de poner la otra mejilla, la verdad "¡te parto tu madre!"
México está partido en mil pedazos (las apariciones de bolsas negras con cuerpos descuartizados o desmembrados, ¿les dice algo?). Cada quien jala conforme a sus intereses, el de sus familiares, amigos, compadres y...
La incredulidad y la desconfianza son nuestro estigma. Aunque no recuerdo quien dijo que hay más creyentes que científicos porque es más fácil creer que razonar. Igual con la desconfianza, ésta es más fácil que otorgar un milímetro de nosotros mismos al prójimo. Y todo, ¿por miedo? En alguna parte de la novela Un buzón en el cementerio, de Williams Deer, leí: "Nunca pudiste con el infierno que te arrastraba y, al final, te venciste en una barca de miedos y desesperanzas".
¿Dónde queda nuestra capacidad creativa? ¿La hay aún? Sí: la noche es larga y tenemos que andar, soñar, vigilar, vivir... Dijera Drácula: "Nadie sabe lo dulce y querida que puede ser la mañana para los ojos y el corazón, hasta que soporta los tormentos de la noche".

Los días y los temas

En un pendón gubernamental leí que la violencia también se puede medir; les comparto el "violentómetro" (del 1 al 30): 1. Bromas hirientes; 2. Chantajear; 3. Mentir, engañar; 4. Ignorar, ley del hielo; 5. Celar; 6. Culpabilizar; 7. Descalificar; 8. Ridiculizar, ofender; 9. Humillar en público; 10. Intimidar, amenazar; 11, 12 y 13. Controlar, prohibir (amistades, familiares, dinero, lugares, apariencias, actividades, celulares, mails y redes sociales); 14. Destruir artículos personales; 15. Manosear; 16. Caricias agresivas; 17. Golpear "jugando"; 18. Pellizcar, arañar; 19. Empujar, jalonear; 20. Cachetear; 21. Patear; 22. Encerrar, aislar; 23. Amenazar con objetos o armas; 24. Amenazar de muerte; 25. Forzar a una relación sexual; 26. Abuso sexual; 27. Violar; 28. Mutilar; 29 y 30. Asesinar.
¿En qué grado de violencia queda usted o su próximo? Ojo, mucho ojo.

De cinismo y anexas

"Hay que ser siempre cómico en una tragedia. ¿Qué demonios se puede hacer si no?", dijo G. K. Chesterton.

Manual para precandidatos 1 (versión 2017)

sgltSin tacto

Sergio González Levet

Manual para precandidatos 1 (versión 2017)

La última medición creíble arroja la cantidad de veracruzanos que de una manera y otra buscan/quieren/sueñan ser candidatos a diputados para el proceso de 2018, como 600,004 (para los que no aprendieron o no les enseñaron a leer cifras en la primaria, son como 600 mil, cuatro).
Sí, como 600 mil ciudadanos... más dos funcionarias del área de desarrollo social que han hecho pública su aspiración a ser abanderadas de sus partidos para una de las dos senadurías, más los dos actuales senadores que van en pos de la gubernatura.
Ante cifra tan elevada, en la que están incluidos con toda seguridad muchas aguerridas lectoras y muchos soliviantados lectores -dejadme la esperanza-, esta columna se convierte una vez más en una especie de Sedesol periodística y ofrece un servicio social, universal y gratuito, a quienes gusten aprovecharlo.
Tal servicio es la emisión de un manual genérico, para uso y disfrute de la juventud estudiosa y musical (ah no, eso es de Bach y su Clave bien temperado)...rectifico: para uso y disfrute de los políticos y prospectos de políticos que han echado a andar sus esperanzas y su ilusión en pos de la gubernatura, un escaño senatorial,una curul federal o una local.
Son recomendaciones que a nadie le caen mal, y que surgen de las ideas y la experiencia recogidas entre muchos que lograron llegar y otros que lo han intentado sin éxito, pero persisten:
1. Lo primero es lo primero: sin la voluntad explícita del que decide, ni moverse. Así que hay que buscar la aquiescencia del señor que corresponda en cada caso. Pero es la real, la que ha sido expresada claramente, no la que muchos inventan a partir de mensajes trípticos, de simbolismos o de ese pretexto que siempre han enarbolado los nacidos para perder: "Pues no me dijo que sí, pero tampoco me dijo que no, así que le sigo..."

"Si no tienes la simpatía de alguien del círculo cercano del Presidente odel Gobernador, o peor, si tienes un enemigo ahí, ¡ni le busques!", previene un damnificado de anterior contienda.
Esa voluntad expresada debe traer consigo los apoyos políticos de todo tipo: del partido, de los militantes, de los liderazgos... y los otros apoyos también, esos que permiten sufragar la búsqueda de los sufragios, si me permiten la eufonía.
2. Junto a ese primer paso y tal vez hasta un poco antes, hay que buscar la voluntad de periodistas para ir creando una imagen en los medios... en esos mismos medios que leen y consultan quienes arriman los datos al interior de los partidos para que sean tomados en cuenta por quienes toman las decisiones finales. No hay de otra: la mejor forma de encartarse en las listas es a través de menciones en periódicos -en particular en columnas políticas serias e importantes, que serán unas 20; no perder tiempo y recursos en pasquines o publicaciones marginales-. Y también en noticieros de radio y televisión, y ahora en los muy importantes y leídos portales informativos -ojo: son pocos los que valen la pena en este sentido: no llegan a diez-.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Twitter: @sglevet
Facebook.com/sglevet
www.journalveracruz.com